foro de viajes
Taj Majal, India

El Taj Majal es una de las grandes obras arquitectónicas de la India, además de representar a la perfección la cultura india

¿Te has planteado irte a vivir a India? Esta enorme país es el hogar de una de las civilizaciones más antiguas, así como de varias de las religiones más importantes del mundo, es un país que se ha transformado y redefinido más que ningún otro, produciendo siempre nuevas formas de cultura y absorbiendo nuevas influencias. Al vivir en la India uno se acostumbra rápido a ver templos espléndidamente esculpidos, palacios de mármol reluciente y solitarios monasterios de lamas en el Himalaya. También te cruzarás camellos de paso cansino, vacas sagradas, encantadores de serpientes y sadhus de pelo enmarañado: también, viviendo en la India, verás un estado dinámico que se adentra en el siglo XXI. Los límites de la India moderna, fijados hace unos 50 años, son simplemente el dibujo de las últimas líneas fronterizas, que se han cambiado una y otra vez durante 4.000 años y que han creado una de las sociedades más heterogéneas del mundo. La tierra en la que vivió y predicó Buda y donde los mongoles musulmanes levantaron el Taj Majal ha producido una nación mayoritariamente hindú y la democracia secular más grande del mundo, hogar de más de 1.200 millones de personas. En la actualidad muchos extranjeros viven en la India, y si quieres ser uno de ellos, hoy intentaré explicarte la realidad india y las posibilidades de vivir en la India y comenzar una nueva vida. Seguir leyendo… »


desierto de Atacama

Hoy hacemos un largo viaje hasta Siria, un destino poco común pero con muchos lugares interesantes que conocer

Teniendo en cuenta que la mayor parte de las carreteras, vías férreas y rutas aéreas de Siria llevan a Damasco, no es de extrañar que toda visita al país incluya unos días de estancia en la capital, normalmente al principio del viaje. Damasco es una ciudad que, en no pocos sentidos, decepciona a quienes la visitan por primera vez. Aunque tiene a gala el hecho de ser la ciudad continuamente poblada más antigua del mundo, buena parte de su rico legado histórico se asfixia entre vías urbanas de una fealdad casi insultante y bloques de oficina a medio construir, al tiempo que su embrujo oriental se diluye entre el barullo y el humo del incesante tráfico. Sin embargo, Damasco aún tiene mucho que ofrecer al visitante, que una vez se acostumbre al ruido, la suciedad y el calor, no podrá evitar sentirse hechizado por sus fabulosos monumentos islámicos o los embriagadores y bulliciosos zocos del casco antiguo. Cuando se canse del ajetreo de la ciudad, nada más sencillo que seguir el ejemplo de los damascenos y retirarse a las montañas. A tan sólo 40 minutos por carretera (o 3 h en un ferrocarril de vía estrecha), le espera el aire puro y fresco de Bloudane y Zabadani, estaciones de montaña situadas en la cordillera del Antilíbano, al oeste de la capital. Seguir leyendo… »


Elige tu continente:

Síguenos en FaceBook y Twitter:
Compartir Google+