foro de viajes

Ofertas ofrecidas porMuchosViajes.net. La gran región natural de que goza Ecuador, su amazonía, a la que denominan “El oriente”, es todo un almacén de fauna y flora que bulle por cada metro cuadrado como parte del ecosistema natural más rico del planeta. Es difícil imaginar como hace casi cinco siglos, Francisco de Orellana logró aventurarse por las arterias de este inmenso corazón salvaje, como son el río Coca, el Napo y el Amazonas hasta alcanzar el Océano Atlántico, consiguiendo así atravesar todo el continente en su infructuosa búsqueda de “Eldorado”.

El gran viaje natural

Actualmente podemos rememorar parecidas secuencias de ese aventajado viaje natural, adentrándonos a través de las intrigantes avenidas fluviales que surcan este mar de clorofila. Una atrayente elección es llegar hasta Lago Agrio (Nueva Loja), localidad levantada en los años 70 a raíz de la desmedida explotación petrolera, y que tanto deterioró esta provocando a las comunidades indígenas y a la propia amazonía. Desde esta ciudad se alcanza Chiritza, para internarnos río Aguarico abajo, por medio de pequeñas embarcaciones, hasta contactar con el Flotel Orellana. Una pequeña y acogedora ciudad flotante, en la que si dejamos volar la imaginación veremos al mismísimo Tom Sayer correr por cubierta. Desde este campamento flotante se realizan diferentes incursiones hacia la espesa selva en canoas a motor o a remo, como la que lleva tras una cómoda caminata hasta las Lagunas de lripari, en las que el resoplar de grandes delfines de río invitan a zambullirse a su lado, eso sí, sin perder de vista a los caimanes, y sin olvidarnos de las pirañas… este auténtico viaje natural transcurre pasando por la línea divisoria con Perú y continua por el río Lagarto Cocha hasta llegar a las chozas del remoto campamento de Imuya, en un trayecto en el que sus moradores y la posible presencia del jaguar tampoco dejan descanso a los sentidos. En sus lagunas, camuflados por la noche y linterna en mano se pueden observar desde la canoa caimanes de más de cuatro metros, incluso ver como las pirañas dan fe de algún trozo de carne lanzado al agua.

 

En fin, todo un periplo selvático de 240 kilómetros en el que el murmullo del viento, de los monos y de las aves se mezclan con la vistosidad de infinidad de flores y estampadas mariposas. Particularmente gratificantes son las doradas puestas de sol y los cromáticos arco iris que se forman tras los siempre imprevisibles chaparrones. Pero no olvidemos que este paraíso natural es el hogar de numerosas comunidades indígenas, y que visitar alguno de sus poblados nos ayudará a comprender su afanada forma de vida y resistencia activa, en un entorno cada vez más hostigado por las petroleras y la industria maderera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Si te ha gustado la información y quieres recibir los artículos que publico directamente en tu correo electrónico, introduce tu email a continuación (nada de Spam, ¡prometido!) -->
Para terminar te pediré algo que te costará muy poco y que valoro mucho. Los +1 en Google Plus me animan a seguir escribiendo a diario en VidaEmigrante ¿Me ayudas? -->

¿Te ha gustado el artículo?
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Fecha: feb 20,2014

Me llamo Álvaro y soy el creador del foroblog de viajes y migraciones . Soy un viajero apasionado que reside en S.Domingo, Rep.Dominicana. Vidaemigrante surge como nexo de unión para aquellos que desean emigrar o trabajar en el extranjero.

Elige tu continente:

Síguenos en FaceBook y Twitter:
Compartir Google+