foro de viajes

Ayuntamiento de Guatemala

Guatemala tiene una larga historia de evolución, guerras políticas e independencia hasta el día de hoy

Cuando los españoles llegaron a Guatemala en 1523, los mayas estaban en decadencia. La cultura maya clásica, que había alcanzado un alto grado de sofisticación en arquitectura, astronomía y arte, no igualado por otra sociedad precolombina, se había venido abajo hacía ya unos 600 años. Las espectaculares ciudades de Petén -Tikal, Ceibal, Piedras Negras y Río Azul– habían sido abandonadas a la jungla hacía largo tiempo y la mayoría de mayas vivían en las tierras altas del sur. Por eso, cuando los conquistadores llegaron a la región guatemalteca la situación no podía serles más favorable: las tribus mayas de las tierras altas luchaban entre ellas y la población, en aumento, sobrepasaba en número los recursos alimenticios.

 

El Gobierno colonial de los españoles

Pedro de Alvarado, el conquistador que Cortés envió para explorar Guatemala, era sin duda el más adecuado para llevar a cabo tal empresa: ambicioso, astuto, inteligente, gallardo y cruel. Hacia 1525, sólo 2 años después de su llegada, había conquistado todas las tribus importantes mediante una serie de maniobras militares implacables y de inteligentes alianzas tácticas. En la batalla más significativa, cerca del moderno Quetzaltenango, los españoles derrotaron a unos 30.000 quichés con unos cientos de hombres a caballo, soldados de infantería y la ayuda de aliados mexicanos. Según la leyenda, el propio Alvarado mató al jefe quiché Tecún Umán en un combate mano a mano. Tras ser expulsados de Iximché, capital de sus aliados cakchiquel, los españoles se trasladaron a un lugar cerca de Antigua (llamado en la actualidad Ciudad Vieja), donde establecieron su primera capital permanente el 22 de noviembre de 1527.

 

Los primeros años de gobierno colonial se caracterizaron por una serie de levantamientos, desastres naturales, y enfermedades como epidemias de peste, tifus y viruela, que causaron la muerte a cerca del 90 % de la población maya. En 1541, a consecuencia de un gran terremoto, la capital quedó devastada por un deslizamiento de barro. Más tarde se fundó una nueva ciudad en la cercana Antigua, que creció hasta llegar a controlar las provincias de Guatemala (hoy en día Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala y Chiapas) y fue el centro del poder político y religioso de la zona durante 200 años, hasta que en 1773 otro terremoto forzó el traslado de la capital a su emplazamiento actual, Ciudad de Guatemala. Sin oro o plata que saquear, la sociedad colonial se basaba en la ganadería y la agricultura: cacao, tabaco, algodón y, lo más valioso, añil; para ello se utilizaba mano de obra indígena contratada, bajo la atenta mirada y el dominio de la clase dirigente de origen español y la Iglesia católica.

 

Dos siglos de gobierno colonial remodelaron por completo la sociedad guatemalteca; fundaron nuevas ciudades, aportaron una nueva religión y economía, pero también una jerarquía racista. Sin embargo, la cultura indígena no fue totalmente erradicada como en otras partes del continente. En su aislamiento relativo de las tierras altas, los mayas absorbieron los símbolos y las ideas del nuevo régimen, fusionando las tradiciones maya y católica; así crearon una síntesis única de las creencias del Viejo y el Nuevo Mundo.

 

La independencia Guatemalteca y cambios presidenciales

El acontecimiento que precipitó la independencia fue la invasión napoleónica de España; tras ésta un ambiente de reforma se expandió por las colonias, lo que condujo a la firma de la declaración de independencia en 1821. Guatemala se unió enseguida a la Federación de América Central, que tenía una constitución similar a la de Estados Unidos y se dispuso a abolir las órdenes religiosas, la pena de muerte y la esclavitud. Pero este período tuvo un repentino final a causa de una revolución religiosa, que partió de las montañas, dirigida por el carismático líder conservador Rafael Carrera, de 23 años, que no aceptaba otra autoridad que la de la Iglesia católica. Hubo otro importante punto de inflexión en la política de Guatemala: la elección del presidente Rufino Barrios en 1871, un arrogante de tendencias dictatoriales que revolucionó la agricultura del país al favorecer el cultivo del café, aumentando así veinte veces el comercio exterior.

El rápido auge económico se basó en un sistema de trabajo forzado y confiscación de la tierra: hasta una cuarta parte de la población masculina era enviada a trabajar a las grandes plantaciones o fincas durante la cosecha; además, grandes extensiones de tierra de cultivo fueron vendidas al mejor postor. A principios del siglo xx, el cultivo de las bananas se convirtió en uno de los más importantes, controlado por compañías poderosas, como la United Fruit Company, que ya había conseguido grandes beneficios en Costa Rica. El poder de esta empresa era tal que era conocida con el apodo de «El Pulpo», ya que con sus tentáculos controlaba la red ferroviaria y el puerto más importante, Puerto Barrios. Un presidente que amenazó con finalizar los contratos con la United Fruit Company apenas duró un año en el poder.

 

Jorge Ubico, nombrado presidente en 1930, fue más calculador y, aunque se embarcó en un completo programa de reformas, se alineó firmemente con las grandes empresas como la United Fruit Company. Los campesinos no tardaron en rebelar- se pero se les impuso el trabajo en las haciendas por medio de una ley de vagabundos. Sin embargo, la oposición de profesionales y oficiales militares jóvenes fue en aumento hasta que una oleada de violencia estudiantil forzó a Ubico a dimitir después de 14 años de gobierno dictatorial, tras los sucesos conocidos como revolución de 1944. A consecuencia de estos hechos, se proclamó una nueva Constitución, que concedía el derecho al voto a todos los adultos e impedía el ejercicio de la presidencia durante un segundo mandato.

Juan José Arévalo, un profesor que proclamaba una doctrina política de corte reformista, ganó las elecciones presidenciales de 1945 con el 85 % de los votos. Llevó a cabo programas de bienestar social que significaron la construcción de escuelas y hospitales, una ambiciosa campaña de alfabetización, la abolición de la ley de vagabundos y la legalización de los sindicatos. Sin embargo, estas reformas progresistas causaron malestar en los conservadores y el ejército, y durante aquel período hubo repetidos intentos golpistas.

 

El Gobierno oscuro, la CIA yRíos Montt

Las siguientes elecciones presidenciales, en 1950, fueron ganadas fácilmente por Jacobo Arbenz, que introdujo inmediatamente controvertidas reformas agrícolas. La redistribución de 8.840 km2 de tierras a los campesinos indignó a la United Fruit, que perdió la mitad de sus posesiones. Ni la CIA (cuyo director formaba parte del Consejo de Dirección de la United Fruit) ni el Gobierno de Estados Unidos se dejaron impresionar y organizaron la invasión militar de Guatemala. Se creó así un grupo de exiliados que consiguió derribar a Arbenz en 1954. El ejército se puso inmediatamente en marcha llenando el vacío de poder; todas las reformas se anularon, la tierra fue devuelta a sus propietarios anteriores, y numerosos sindicalistas y reformistas agrarios fueron ejecutados.

 

Los 30 años siguientes tras el golpe apoyado por la CIA son quizás el período más oscuro de la historia de Guatemala desde la Conquista. Las fuerzas armadas desencadenaron un reinado de terror durante el cual las elecciones fueron amañadas, miles de oponentes políticos asesinados y miles más desaparecieron. Inevitablemente se inició una guerra de guerrillas. Los campesinos indígenas, atrapados en medio del fuego cruzado entre militares y guerrillas, se llevaron la peor parte, y miles de ellos huyeron como refugiados a México. En 1977, el presidente estadounidense Jimmy Carter suspendió toda ayuda militar a Guatemala porque no se respetaban los derechos humanos, aunque la ayuda militar israelita reemplazó de inmediato a la de Estados Unidos. La Iglesia católica decidió retirar a todos sus clérigos de la diócesis de Quiché después de que varios de sus sacerdotes fueran asesinados; en las ciudades, los escuadrones de la muerte consideraban a estudiantes, periodistas, profesores universitarios, políticos, abogados, maestros y sindicalistas como objetivo de sus acciones.

 

En 1982, Ríos Montt, un oficial militar evangélico, tomó el poder, determinado a restaurar la ley y el orden, a erradicar la corrupción y acabar con las guerrillas. La represión se suavizó en las ciudades, pero la guerra se intensificó en las montañas, con la ayuda de un sistema de Patrullas de Defensa Civil, que tuvo éxito (aunque localmente era detestado), y que obligaba a los habitantes de los pueblos a patrullar por el campo, armados con rifles antiguos.

 

Democracia y el asesinato de Juan Gerardi

Las reformas democráticas no se llevaron a cabo hasta 1985, cuando se celebraron las primeras elecciones legítimas en 30 años. Sin embargo, el poder político y económico sigue muy concentrado en manos de los ladinos, la mitad de la población; además, el poder de los presidentes está muy restringido por la oligarquía guatemalteca, generales y grandes hombres de negocios. La reforma agraria aún no ha sido abordada (se calcula que cerca del 70 % de la tierra cultivada es propiedad de menos del 5 % de la población), aún no se respetan los derechos humanos y un 85 % de la población vive sumida en la pobreza, con un mínimo acceso a los centros sanitarios o la educación.

 

No obstante, la oposición está cada vez mejor organizada y lucha contra las desigualdades sociales. Sin duda, la luchadora más significativa es Rigoberta Menchú, de la etnia quiché, que ganó el premio Nobel de la Paz en 1992 por su trabajo en favor de los derechos de los indígenas. Hoy en día, las muestras del despertar cultural son inconfundibles: se están estableciendo cientos de nuevas escuelas para que los niños indígenas pueden aprender en su propia lengua, y hay un resurgir del interés por las costumbres y formas religiosas tradicionales. En 1996, los Acuerdos de Paz firmados por el presidente Arzú y la guerrilla pusieron fin a 36 años de guerra civil, y aportaron una serie de promesas sobre los derechos de los indígenas, el cumplimiento de los derechos humanos y el desarrollo socioeconómico para todos los guatemaltecos; la violencia política parece pertenecer al pasado.

 

En abril de 1998, sin embargo, Guatemala se sobresaltó tras el asesinato del obispo Juan Gerardi, que acababa de publicar una investigación exhaustiva sobre los abusos contra los derechos humanos durante la guerra civil. Su informe culpaba al ejército de la mayoría de atrocidades cometidas, y se cree que su asesinato fue organizado por los militares en un intento de preservar su poder. Si el asesinato de Gerardi es un incidente aislado o indica el regreso de una época más siniestra es algo que ya se verá, pero sí muestra la fragilidad de la democracia de Guatemala. El futuro parece extremadamente precario, ya que aún no se ha hablado sobre temas fundamentales como la reforma agraria y los derechos de los mayas, y los militares aún controlan numerosos aspectos de la vida en Guatemala. Podría decirse que el trabajo para reformar el país apenas acaba de empezar. Uno de sus primeros frutos es la aprobación de una reforma constitucional, en 1999, encaminada a reconocer las características propias de los pueblos indígenas, así como de su idioma.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Si te ha gustado la información y quieres recibir los artículos que publico directamente en tu correo electrónico, introduce tu email a continuación (nada de Spam, ¡prometido!) -->
Para terminar te pediré algo que te costará muy poco y que valoro mucho. Los +1 en Google Plus me animan a seguir escribiendo a diario en VidaEmigrante ¿Me ayudas? -->

¿Te ha gustado el artículo?
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Fecha: may 8,2013

Me llamo Álvaro y soy el creador del foroblog de viajes y migraciones . Soy un viajero apasionado que reside en S.Domingo, Rep.Dominicana. Vidaemigrante surge como nexo de unión para aquellos que desean emigrar o trabajar en el extranjero.

Una respuesta en "Historia de Guatemala – Del siglo XVI al siglo XIX"

  1. Raul Rodriguez julio 14th, 2013 a las 10:01 pm

    Historia muy concreta, bastante apegada a la realida de Guatemala. Me interes mucho aprender mas, sobre el papel jugado por los emigrantes espanoles en el area de Jutiapa y Antigua Gracias.

Elige tu continente:

Síguenos en FaceBook y Twitter:
Compartir Google+