foro de viajes

vivir en edimburgo

Una visita a Reino Unido debe ser continuada de un viaje a Edimburgo, la capital de Escocia y una de las ciudades con más encanto

Para viajar por Inglaterra hay que empezar por Londres. En ningún otro lugar del país se da la combinación de innovación y capacidad de hacer cosas de esta metrópoli, una colosal y frenética ciudad que, a primera vista, tal vez no resulte tan atractiva como muchas otras capitales europeas. Pero Londres cuenta con una oferta tan amplia, que quizás el único obstáculo para pasarlo en grande es lo amplia que es ésta. En esta urbe es donde se encuentra lo mejor de la noche británica, de los actos culturales, de los museos y galerías ingleses, sin olvidar los mejores pubes y restaurantes. A las otras grandes capitales como Birmingham, Newcastle, Leeds, Manchester y Liverpool les falta el glamour de la capital londinense, aunque cada una de estas ciudades, capitales de sus regiones, tiene sus propios alicientes; así, por ejemplo, y para citar sólo dos casos, Birmingham dispone actualmente de un ambiente artístico en pleno resurgir, y Manchester tiene unos clubes rutilantes.

 

Las “pequeñas grandes” ciudades de Inglaterra

No obstante, dicho con sinceridad, los centros regionales no se cuentan entre los puntos de destino que mayor atractivo despiertan en los turistas que visitan Inglaterra y, en cuanto a su belleza, se encuentran muy por detrás de ciudades como Lincoln, York, Salisbury, Durham y Winchester, por sólo mencionar las más famosas catedrales inglesas. Dejadas al margen del industrialismo del siglo XIX y privadas de lo peor del desarrollismo urbano de la posguerra, estas ciudades conservan aún dimensiones humanas, por lo que resultan más hospitalarias que los grandes centros industriales y comerciales. Pero lo más atractivo de todo son los pueblos de Inglaterra, cientos de los cuales tienen poco más que un pub, una tienda, un grupo de casitas y una granja que ofrece B&B («cama y desayuno»); Devon, Cornualles, los Cotswolds y los magníficos valles de los Yorkshire Dales son algunos de los ejemplos más pintorescos, aunque en cualquier condado se puede encontrar una perfecta muestra de pueblecitos fotogénicos.

Las pruebas del abolengo de Inglaterra se hallan también diseminadas entre sus distintos asentamientos. Sea cual sea el emplazamiento que se elija como punto de partida para la visita que se piense realizar, a pocos kilómetros se alzan las ruinas de un castillo, una majestuosa casa solariega, una ermita o un monasterio retirado del mundo, y en algunos lugares del país se pueden visitar los emplazamientos de civilizaciones que poblaron aquellas regiones antes de que Inglaterra existiera como nación. En el sudoeste, por ejemplo, se encuentran los vestigios de una cultura como la celta, que lo fue todo menos erradicada por los romanos. También desde la costa meridional hasta la frontera norte se encuentran diseminados los restos de asentamientos prehistóricos, y entre los más famosos, los círculos megalíticos de Stonehenge y Avebury.

 

Castillos, monasterios y naturaleza en Inglaterra

Luego, además, está el campo inglés, un territorio extraordinariamente diverso en el que se inspiraron Constable, Turner, Wordworth, Emily Brönte y una serie de otros inmortales genios ingleses. Más espectaculares y también más conocidos son los moors, los esteros pantanosos y las tierras altas -Exmoor, Dartmoor, Bodmin Moor, los North York Moors y el Lake District-, cada uno de los cuales, sobre todo Lake District, cuenta con sus puntos turísticos masivamente visitados, aunque caminando con paso decidido un poco más lejos se puede dejar atrás al gentío.

Si bien la capital de Gales, Cardiff, aglutina la mayor parte de las instituciones galesas, entre ellas el National Museum y el St Fagan’s Folk Museum, la esencia del atractivo galés se halla en las ciudades, en las que hay pruebas más que abundantes del carácter bélico que ha ido moldeando a lo largo de los siglos el desarrollo del país. En todas partes se alzan castillos, desde los simples montones de piedras, testimonio mudo del poder de los primeros príncipes de Gales, hasta las incomparables fortalezas como Conway, Beaumaris, Caernarfon y Harlech, de Eduardo I. Necrópolis y círculos de piedra establecen un vínculo con la época prerromana, cuando los sacerdotes druidas gobernaban los pueblos celtas. Tampoco son difíciles de hallar las grandes casas monásticas medievales, como las ruinas de la abadía de Tintern. Todos estos atractivos lugares se ven realzados por la belleza de la naturaleza de la campiña galesa. La especie de columna vertebral de los montes Cámbricos termina en las encumbradas cimas del Snowdonia National Park y las afiladas sierras de los Brecon Beacons, ambos parques nacionales y magníficos lugares para hacer excursiones. Un tercer parque nacional ocupa la costa de Pembrokeshire, y gran parte del resto de la costa conserva todos sus encantos, aunque grandes extensiones de sus arenas suelen estar dominadas por estaciones balnearias tradicionales británicas: la costa septentrional de Gales, la costa cámbrica y la península de Gower cuentan con muchas.

 

Escocia – Edimburgo, Glasgow, Orcadas…

La mayoría de viajeros inicia su visita a Escocia en su capital, Edimburgo, una bella y antigua ciudad, célebre por su prominente castillo, el palacio de Holyroodhouse y sus excelentes museos, por no hablar del Edinburgh International Festival, una gran muestra de las artes, con prestigio mundial, que se celebra durante 3 semanas a finales de agosto y a principios de septiembre. Desde allí, en un corto desplazamiento hacia el oeste, se llega a Glasgow, una metrópoli industrial territorialmente dispersa que, en otro tiempo, fue considerada la segunda ciudad del Imperio Británico y que, hoy en día, rivaliza con la capital escocesa. Aunque la industria se halla en decadencia, en los últimos años Glasgow se ha esforzado en mejorar su imagen urbana sacando partido de su impresionante patrimonio arquitectónico, construido durante el apogeo de la ciudad en los siglos XVIII y XIX; un rejuvenecimiento que ha traído consigo un pujante negocio turístico.

La Escocia meridional, a menudo subestimada, presenta unos paisajes vistosos, aunque en nada comparables a las umbrosas cañadas y las colinas de Trossachs, ni a las Highlands, cuya multitud de montañas, acantilados, cañadas y rías cubre las tres cuartas partes del país. Inverness es un buen punto de partida para adentrarse en la región, aunque Fort William, en el extremo opuesto del Great Glen cerca del Ben Nevis, el pico más alto de Escocia, es una alternativa también recomendable. El viajero que visite Gran Bretaña encontrará las experiencias más apasionantes de soledad tanto aquí como en las islas escocesas, las más accesibles de las cuales se extienden como una cadena rocosa por la costa atlántica escocesa, entre ellas Arran, Skye (las más visitadas de las Hébridas) y las Western Islands, donde un terreno notablemente agreste alberga uno de los últimos bastiones de la lengua gaélica. En el extremo más septentrional de Gran Bretaña se hallan las islas Orkney (Orcadas) y Shetland, cuya costa es azotada por el mar y el viento. El legado escandinavo de estas islas las diferencia en dialecto y cultura del resto de Escocia, mientras que su paisaje salvaje ofrece uno de los más hermosos puntos de observación ornitológica y unos maravillosos restos arqueológicos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Si te ha gustado la información y quieres recibir los artículos que publico directamente en tu correo electrónico, introduce tu email a continuación (nada de Spam, ¡prometido!) -->
Para terminar te pediré algo que te costará muy poco y que valoro mucho. Los +1 en Google Plus me animan a seguir escribiendo a diario en VidaEmigrante ¿Me ayudas? -->

¿Te ha gustado el artículo?
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
Fecha: may 20,2013

Me llamo Álvaro y soy el creador del foroblog de viajes y migraciones . Soy un viajero apasionado que reside en S.Domingo, Rep.Dominicana. Vidaemigrante surge como nexo de unión para aquellos que desean emigrar o trabajar en el extranjero.

Elige tu continente:

Síguenos en FaceBook y Twitter:
Compartir Google+