foro de viajes

irse a vivir al campo

Vivir en el campo es sinónimo de tranquilidad, naturaleza y desapego al capitalismo, ¿pero, qué desventajas tiene?

Vivir en el campo es una opción cada vez más interesante para aquellas personas que viven en grandes urbes y capitales y que poco a poco se han desencantado de la vida cosmopolita. El ansia del capitalismo, las carreteras atascadas, las calles abarrotadas de gente y las tiendas de moda pierden puntos a favor del encanto rural, la tranquilidad del campo y los animales silvestres. Mientras que en prácticamente todos los países avanzados siempre se ha tendido a un proceso migratorio del campo a la ciudad, en la actualidad vemos una tendencia que parece “estar de moda”: irse a vivir al campo. La vida en el campo tiene grandes ventajas que aseguran una vida tranquila, apacible y lejos de muchos valores terrenales y capitalistas, pero igualmente la vida en el campo tiene ciertas carencias que muchas personas acostumbradas a la vida en la ciudad no podrían soportar. Veamos los pros y los contras de vivir en el campo y analicemos el “estilo de vida rural”.

 

Vivir en el campo, ¿fin del estrés y los problemas económicos?

La vida en el campo cambia muchos de los hábitos a los que la gran ciudad nos tiene acostumbrados. Se acabaron las multas de tráfico por exceso de velocidad, tirarse media hora buscando aparcamiento, el estrés de los atascos y los ensordecedores y molestos pitos de los coches, llegar tarde a todos sitios, etc. Si bien todo esto puede parecer altamente positivo, vivir en el campo también tiene algunas carencias que muchos echaríamos demasiado de menos.

 

La vida en el campo es más apacible y natural, y el contacto con la naturaleza y la vuelta a las costumbres mas rurales pueden resultar gratificantes en un principio, pero no es oro todo lo que reluce. Si vivir en el campo supone que a diario tengas que recorrer decenas de kilómetros para llevar a los niños a la escuela, ir a trabajar, hacer la compra u otras tareas, sigues siendo un pleno dependiente de las ventajas de la ciudad, y todo esto no te resultará precisamente barato. Esta es la situación actual de miles de personas, que viven en pueblos y zonas apartadas pero siguen manteniendo una vida completamente capitalista y consumista, característica inalienable de la ciudad.

 

No es oro todo lo que reluce

En definitiva, a menos que te crees un estilo de vida autosuficiente en el campo, autoabasteciéndote de comida, agua y ropa por medios tradicionales (agricultura, ganado, etc), vivir en el campo siempre estará ligado a depender de la ciudad para el día a día. ¿Conclusión? Puede que vivir en el campo disminuya drásticamente el estrés y los agobios, pero a nivel económico puede resultar tan o incluso más caro que vivir en la ciudad.

 

Cosas buenas y cosas malas de vivir en el campo

Si hacemos una clara diferencia entre las grandes ventajas y desventajas de vivir en el campo, en relación a vivir en la ciudad, podemos hacernos una idea de qué tipo de vida nos gustaría tener. Por norma general, vivir en el campo es sinónimo de buena comida (o al menos comida sana, poco McDonald y comida rápida), poco ruido (el ruido de la naturaleza es lo más bonito que hay), pocas preocupaciones (por ejemplo no te preocupes de recoger la caca de tu perrito cuando lo sacas a pasear por el pueblo), y menos tentación de gasto innecesario (aunque muchos no se desapegan del consumismo compulsivo, al haber menos tentaciones, se gasta menos en cosas innecesarias).

 

Por otro lugar están las desventajas de la vida en el campo, que tampoco son pocas y que muchos serían incapaces de aguantar. Uno de los grandes temores de muchos son los bichos de todo tipo; desde mosquitos hasta arañas como cocodrilos. En los pueblos el ambiente es mucho más natural, y es lógico que este tipo de bichos abunden más que en las metrópolis, así que si te quieres mudar al campo y tu mujer odia los bichos, vete preparando para volver espantado a la ciudad en pocos días. Otra contra es que a veces se echa en falta la gran variedad de los grandes supermercados, ya que las pequeñas tiendas de comestibles y ultramarinos pueden quedarse cortas si estás acostumbrado a los grandes centros comerciales (hacer la compra mensualmente o encargarla por Internet también es una buena opción). También la lentitud con la que las cosas se toman en los pueblos puede ser un handicap detestable si estás acostumbrado al ritmo frenético de la ciudad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Si te ha gustado la información y quieres recibir los artículos que publico directamente en tu correo electrónico, introduce tu email a continuación (nada de Spam, ¡prometido!) -->
Para terminar te pediré algo que te costará muy poco y que valoro mucho. Los +1 en Google Plus me animan a seguir escribiendo a diario en VidaEmigrante ¿Me ayudas? -->

¿Te ha gustado el artículo?
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.8/5 (6 votes cast)
Fecha: oct 17,2012

Me llamo Álvaro y soy el creador del foroblog de viajes y migraciones . Soy un viajero apasionado que reside en S.Domingo, Rep.Dominicana. Vidaemigrante surge como nexo de unión para aquellos que desean emigrar o trabajar en el extranjero.

Elige tu continente:

Síguenos en FaceBook y Twitter:
Compartir Google+